domingo, 22 de julio de 2012

APATEANDO LA CIUDAD



Diez de la mañana y mi cuerpo, inexplicablemente, me pide guerra.

Hace días que he empezado mi puesta a punto, con la firme decisión, esta vez si, de perder unos kilos. Dentro de cuatro meses hay que estrenar obra y hacer de la Piaf requiere perder peso o resultar patética.

Diez de la mañana y única alternativa para no echarme atrás, vestirme rapidísimamente, calzarme en firme, tomar un café de pie y salir corriendo.
Al abrir la puerta para salir un susurro desde la habitación de mi hija.
-mamá a donde vas?
-a patear
-estás loca …

En la calle ya un poco de calorcito y sol. Aprovecho las rutas sombrías de camino al paseo.
El pueblo, desierto; apenas alguien paseando al perro o de vuelta de la Maricola con los cruasanes para el desayuno.

Coroso está más poblado, el paseo se ha convertido en el paradigma de los que hacen ejercicio y a pesar de mi teoría de que pasear por allí engorda, (no hay más que fijarse en que todos los que te rodean están sobrados de kilos), no queda otra.

Me sorprende el placer inmenso del silencio, remezclado con el aire fresco del mar, pese al sol, el olor a algas y salitre, y algún que otro chillido de gaviotas.

Casi todos los que se cruzan en mi camino van equipados de pinganillo y música y me pregunto como pueden desperdiciar la ocasión de ese silencio que te proporciona la oportunidad de conectar con tus propios pensamientos. Será que cuando una ya está tan acostumbrada a oir música a todas horas, agradece mucho más concentrarse en el sonido de la propia respiración, del latido de tu corazón, de la voz de tu cerebro, repasando y a la vez resolviendo con una extraordinaria fluidez los problemas que horas antes parecían inabordables.

En la playa, tumbados sobre la arena, tapados con sacos de dormir, grupos de dorneiros, recuperándose de una noche de jran premio do certamen de cansión de tasca …

Media hora a paso fuerte y el sudor asoma , me refresca, se convierte en un perfecto lubricante para mis piernas, mis pies que piden más y que parecen volar.
Me cruzo con una chica que lleva el pelo recogido y echo de menos algo que sujete el mio alborotado, pero pienso al notarlo pegándose a mi cara sudorosa, seguro que hasta resulto sexi y me sonrío.

En mi recorrido algunos grupos de jubilados despotricando contra el gobierno y la bajada de las pensiones y vuelvo a sonreírme y recuerdo  las palabras de la Fabra en el parlamento…¿no sois vosotros quienes lo habeis votado? Pues…

Ya de vuelta, cruzando la ciudad hacia mi casa, compruebo lo que me decía Humberto, mi amigo, entrenador personal y promotor de mi nueva aficción deportiva, cada día costará menos y se te hará poco.

Paso por delante de la marquesina del autobús y veo a un superviviente de la noche tumbado “de esa maneira” sobre el banco, rodeado de cinco chicas que le cantan a coro con una entonación tan perfecta que parece profesional, “lindo Gatiiiito , parece una bola de pieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeel “

Cuando entro en casa, podría freirse un huevo sobre mi cara. Necesito al menos un rato para  desprenderme de mi ropa mojada y meterme en la ducha. Mis endorfinas están disparadas y mi estado de ánimo en el punto más alto.
Claro que podía humberto, pero gracias por habérmelo recordado.

domingo, 8 de julio de 2012

ARCILLA POLIMÉRICA























Todo empezó hace un par de meses cuando una amiga me comentó que su niña de once años se entretenía haciendo llaveritos y cosas con Fimo. Entonces me dije, tengo que probarlo.



El fimo es una arcilla polimérica con un aspecto muy parecido a la plastilina, pero mas duro y plasticoso.



Con él se pueden mezclar colores, modelar, hacer todo tipo de trabajos creativos y una vez cocido al horno, lijado y barnizado adquiere un dureza y un aspecto espectacular.



Lo que más me fascinó de ello fueron las "murrinas" o barritas que se configuran de un modo muy laborioso pero que dan como resultado una especie de 3D que se puede cortar en rebanadas como el pan bimbo.




Y... una vez me hube estudiado a fondo todos los vídeos del Youtube sobre el tema, me puse a ello.



El resultado... pues ahí lo teneis.


Ahora me pregunto que voy a hacer con todo esto...aparte de regalar a mis amigos llaveros, colgantes o lo que sea, pero en todo caso he disfrutado como una loca haciéndolo y he aprendido muchísimo, que al fin y al cabo era de lo que se trataba.


































Calenda.

viernes, 22 de junio de 2012

SOBRE EL ESCENARIO

Hoy ha sido uno de esos días especiales en los que comprendemos que el esfuerzo siempre acaba valiendo la pena.

Un año entero de preparación, ensayos, elaboración de decorados, diseño de vestuario, trabajo de vocalización, ejercicios de desinhibición, estrés, nervios, histeria, risas...

Grita más- vocaliza- no le des el culo al público- camina erguido- mastica las sílabas- no te entiendo- no se te oye-  no quiero verte a ti, quiero ver al personaje-no te rías cuando tengas que llorar-no digas ¡ay! antes de que te den el golpe-levanta la espada-gira siempre hacia la derecha-sigue el ritmo de la música-silencio en el público-necesito que des un salto y que el público se asuste-quiero que consigas que el público llore contigo-quieggo que hables como un peggo fggancés-más despacio-no te salgas de la marca del foco-habla bajo el micro ...

Estoy segura de que mis alumnos recordarán durante mucho tiempo todo este código teatrero y lo harán con una sonrisa y sabiendo que han superado todas las expectativas de su profe (que ya eran muchas), que han hecho llorar a mares a sus familias que no salían de su asombro y que durante una hora, han generado un  espectáculo verdaderamente increíble.

Atrás quedan los nervios y los obstáculos encontrados en el camino.La incertidumbre de no saber un día antes del estreno ni como se conectaban los focos, la inseguridad de un escenario que dos días antes aun carecía de telones y bambalinas. La capacidad de adaptación y superación de los inconvenientes de un modo extraordinariamente inteligente, sobre todo por parte de ellos ... La absoluta, la más maravillosa, increíble y absoluta confianza en que si la profe decía que saldría bien, saldría bien.

Siempre supe y dije que los niños nos dan lecciones cada día y que enseñar tiene su contrapartida, su recompensa y hoy más que nunca, mis niños han estado muy por encima de su profe nerviosa, torpe, temblorosa, y despistada.

No hubo ni un fallo, ni un descuido.Todos como uno solo, pendientes ,cada uno de ellos, de todos, mostrando una calidad humana que ya desearían muchos actores profesionales.

Mis niños me sorprendieron al final, tras los aplausos y los bravos, con unas palabras y un ramo de rosas y el reconocimiento a mi trabajo como profe durante dos años con ellos.(más tarde supe que no había sido ni siquiera sugerencia de ningún adulto, sino idea únicamente de ellos, lo cual me emocionó todavía más). A mi me sobraron lágrimas y me  faltaron palabras para expresar mi agradecimiento y mi admiración más sincera hacia ellos.



Si, ciertamente, hoy ha sido un día de esos especiales en los que confirmamos que el esfuerzo siempre acaba valiendo la pena.

miércoles, 20 de junio de 2012

Y VOLVER VOLVER VOLVER...




Querido blog de mis entresijos y queridos amigos blogueros, los que seguís por ahí que todavía sois muchos.

Hace tanto que no escribo que he tenido que ir a mirar la fecha en la que celebré mi primer año bloguero y echar cuentas, si si, del mismo modo en que cuando tras años de adolescencia volví un día a confesarme y ante la pregunta de rigor del cura, cuyo aliento apestaba a pescado (eso lo recuerdo), tuve que calcular cuanto tiempo había pasado desde la última confesión.

Según mis matemáticas y sin repasar demasiado, creo que llevo un año y medio alejada de de la bloguería y me siento mal por ello.
No es que me sienta obligada, en su día advertí que sería inconstante, anárquica y poco responsable, pero muchas veces he deseado contar cosas y …volver así, en frío se hacía cuesta arriba.

Tampoco puedo alegar que haya estado muy ocupada con otras cosas. No ha sido un año y medio especialmente productivo y para ser sincera, me he limitado a cumplir con mi trabajo, mis cosas normales y el resto del tiempo… a vegetar.
He conseguido, vegetando, mi nivel de 80 en el parchis y el de  90 en el cruzaletras lo cual por otra parte, no me sirve de gran cosa, ni puedo usarlo para incrementar mis sexenios y que me paguen más, y solo se ha reflejado físicamente en mi dolor de espalda postural y el incremento de mi culo.

En resumidas cuentas, pocas aventuras tengo que contar de este tiempo de ausencia, casi todos mis amigos y conocidos siguen por aquí, con pequeñas variaciones, algunos han pasado de conocidos a amigos, otros han pasado de amigos a conocidos en una especie de equilibrio natural que asumo con una sonrisa de comprensión y hasta beneplácito.

Y ahora, a punto de entrar en período de vacaciones, con un verano por delante y más tiempo libre, me propongo, (otra cosa es que lo consiga), retomar mi costumbre de contar chorradas, compartir mis tonterías, quejarme de todo lo que me de la gana, y reírme de mi misma públicamente.

No es que amenace con volver. He vuelto.