martes, 19 de julio de 2011

Arena


Lo tengo en mi salón y esta mañana, café en mano, lo he contemplado durante un buen rato.
Intento imaginarme como te sientes y se que, incluso aproximándome emocionalmente al máximo, no es posible. Para algunas cosas, inexorablemente estamos solos, solos frente a nuestro destino, nuestros miedos y nuestras esperanzas.

Una vez, hace mucho tiempo, leí que alguien había hecho estudios sobre el poder que tiene el rezar por alguien y... yo, que apenas creo en cuatro cosas, pienso que, sea como sea, no podemos permitirnos el lujo de desaprovechar ninguna.
No se si rezar es lo adecuado, (siempre he asociado eso con momentos de desesperación y no es el caso), pero pienso en ti, en lo mucho que hemos compartido y compartimos, y mi mente quisiera estar en ese quirófano, mi mano en tu mano, junto con todas las manos que se que comparten en estos momentos conmigo el mismo deseo.

Volveremos a charlar, a reírnos y a compartir momentos de gloria, fracaso,alegría y tristeza... que es lo que tiene la vida por delante y ... vida por delante es lo que tu te mereces, más que nadie que yo conozca.
Hasta muy pronto Nerita. Te quiero.