lunes, 22 de junio de 2009

MILLENNIUM-LA REINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE



Sé que soy únicamente una de las doscientas mil personas que el jueves pasado se compraron la tercera entrega de la saga Milenium y que el habérmelo leído de un tirón y en tres días no es nada excepcional.
El mérito es indudablemente de la obra que nos engancha hasta el punto de no querer dejar de avanzar a través de ella y que nos va llevando, a medida que vamos llegando al final, a un estado de absoluta admiración y a la vez tristeza por saber que no habrá más.

Si dicen que nunca segundas partes fueron buenas y terceras peores, en este caso, la excepción confirma la regla.
La reina en el palacio de las corrientes de aire ha colmado sobradamente mis expectativas.

Su trama, compleja como las dos anteriores, con un desarrollo, no obstante, lineal, exento de florituras y flash-backs, nos permite alternar en nuestra mente las múltiples acciones paralelas que ,confluyendo en un movimiento perfecto hacia el asunto principal, nos obliga a no saltarnos ni una línea,conscientes de que no hay ni una palabra de más ni de menos, ni un adorno literario sobrante que nos distraiga de lo que realmente nos interesa.

En alguna parte he leído,como una crítica negativa, la ausencia frases brillantes pero, ¿ quien quiere un Andreas Corelli que justifique la falta de un buen guión, cuando la historia no necesita ningún añadido, solamente ser bien contada?
Y eso es precisamente lo que es, una magnífica historia contada por alguien dotado de un talento especial para hacerlo.

Stieg larsson era un periodista de investigación, especializado en la nueva derecha europea y sus escándalos económicos, que vivía en un apartamento de sesenta metros cuadrados en Estocolmo. Ni siquiera se consideraba escritor y de hecho su obra no salió a la luz hasta cumplidos los cincuenta años.
Quizás por eso, su obra manifiesta muchos más aspectos que una simple novela de intriga.

Hay algo que se hace evidente en sus tres obras y es el tratamiento diferenciado que da a los distintos grupos profesionales y el modo en que la ética de cada uno de ellos viene marcada, seguramente por su experiencia humana y como periodista.

Así vemos un periodismo agil y atrevido, denunciante y concienciado, incorruptible ante su misión social, la de desenmascarar el capitalismo residente, la corrupción de algunos que tutelando la moral pública mantienen actividades de pederastia o pornografía infantil o de los que teniendo que velar por los derechos constitucionales, los violan en pro de oscuros objetivos.

Otro sector que recibe el apoyo incondicional del autor es el grupo de los marginales, la propia Salander y sus amigos, los hackers,dispuestos a cualquier intrusión y violación de la legalidad en pro de la verdad y de la justicia a través de un ejercicio simple de ética particular, no escrita pero siempre presente.

Como cualquier historia ficticia también contiene elementos de auténtica ciencia-ficción, pero eso si, lo inverosimil está tan bien urdido que no resulta dificil creérselo.
¿No nos creemos acaso a un protagonista con poderes paranormales? pues también podemos asumir y no sin cierto regusto, la existencia de "ciertos recursos", como el programa Asfixia,que si existieran serían exactamente tal como el autor nos los describe y que encaja perfectamente con nuestra subconsciente curiosidad por los inconfesables secretos ajenos.

Es cierto que el autor juega a favor de los buenos, hay que admitirlo. Estos cometen muy pocos errores, su recurso más importante es su capacidad de deducción, su constancia en la búsqueda y su inteligencia a la hora de saber donde buscar.

Los malos, por el contrario, son descuidados, prepotentes y con una falsa sensación de poder absoluto, de omnipotencia e invulnerabilidad.
Guardan durante años y años en lo que consideran refugios seguros, pruebas, documentos y conspiraciones reflejadas en informes que con el tiempo acaban explotándoles en sus propias narices.

La más que sobrada formación en economía de Larsson enriquece, por si faltaba algún detalle, y da consistencia y credibilidad a la trama, poniéndonos al alcance y con un lenguaje accesible toda una serie de entresijos, trucos y tejemanejes que los corruptos capitalistas manejan para distraer fondos públicos, o organizar empresas que se nutren de mano de obra infantil o incluso de prisioneros en países "permisivos"con el hecho.

Todo ello, objeto de investigación y denuncia de los protagonistas que aplican sobre ellos la más absoluta dureza , que se hace extrema cuando topan con el grupo de "malos" especialmente crueles y despiadados, el grupo que Lisbet Salander denomina a lo largo de toda la trilogía, LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES.

No faltan tampoco pequeños detalles de humor, espias espiando a espias mientras son espiados por espias que a su vez estan siendo vigilados...por espías.

La ternura, aparentemente inexistente en una sociedad donde las relaciones personales parecen exentas de romanticismo, esa, la ponemos nosotros, que desde la primera línea adoramos a Lisbet Salander y nos identificamos con un ser tan fragil, leal con sus amigos, fiel a sus principos, coherente con sus sentimientos, incluso los más mezquinos, cuyo único recurso para sobrevivir es su inteligencia, forjada precisamente desde la hostilidad de la que es objeto.

La trilogía me ha dejado triste. A cincuenta páginas del final he empezado a lamentar que se acabe, pero algunas cosas, fuera ya del mundo de la ficción, no tienen remedio.

13 comentarios:

Case_ dijo...

Poco puedo añadir a tan magnífica reseña con la que coincido casi al ciento por ciento.
Mientras me aproximo con ansia al final del libro, me invade la pena de pensar que solo me va a quedar la relectura de los tres volumenes, dejando que un tiempo prudencial difumine los detalles para poder disfrutar de nuevo de la quirúrgica prosa de Larsen.
En mi linea habitual hoy he caido en la tentación de usar el Google maps para ubicar el territorio en que transcurren los libros. Todas esas calles acabadas en "gatan" se han vuelto corpóreas y mi imaginación ha proyectado sobre ellas a los impronunciables personajes haciendolos si cabe, mas cercanos.
Yo de mayor... quisiera ser un anónimo y discreto hacker como Lisbeth Salander aunque me pille viejo para hacerme unos piercings...

Logio dijo...

Pues a mi las fotos me siguen secordando mucho el estilo de mi amigo kikelin

Logio dijo...

Perdón, nuestro amigo.

Buena noche mágica.

Aspective dijo...

Perdón, me he saltado la mitad del post por si, sin querer, adelantabas algo del mismo.
Estoy por la página 489 y no quiero saber el final.
Volveré a leer la entrada cuando lo acabe.
Un abrazo

Calenda dijo...

Juas Aspective,no te preocupes. Se que muchos estamos estos días leyendo o empezando y sería imperdonable por mi parte desvelar lo que a los demás les corresponde descubrir por si mismos.
Mi comentario es simplemente una valoración, desde mi punto de vista de la obra,abarcando incluso a la trilogía, personajes, ética... y por supuesto, dentro de las limitaciones de alguien como yo que ni es crítica literaria ni pretende hacerse pasar por entendida. Muchos habrá estos días haciendo análisis mucho más especializados en sus blogs,estoy segura, pero este es el mío.
Gracias por tu visita que, por cierto, esperaba y espero también tu opinión sobre la obra.

Aspective dijo...

Bueno. Hace un par de días que finalicé la trilogía.
Me ha gustado. Y estoy de acuerdo en todo con tu análisis.
Simplemente anotar un punto que me ha llamado poderosamente la atención: por algún motivo que ignoro, la obra, las tres obras, enganchan y gustan sobre todo a las mujeres. Es curioso. En otras obras que tomaron fama, todos los comentarios que me llegaban venían de hombres. En este caso es de mujeres. Especial es el caso de mi mujer que desde que tuvo noticia del libro y leyó los dos primeros ha regalado alguno de los libros en cuanta ocasión ha tenido a tiro. ¡Y sin comisión de la editorial!
Me da pena prescindir de los personajes. Saber que no los encontraré en una nueva entrega me da cierta pena.
He disfrutado mucho aunque en cada uno de los libros las primeras páginas costaban más para acabar devorando las últimas.

Por cierto lo que me ha desagradado son las ilustraciones de las portadas. Me dan "grima" ¿A tí, ilustradora de pro, te han gustado?

Calenda dijo...

Gracias por compartir tu opinión Aspective, la esperaba impacientemente.
Con respecto a la preferencia de las mujeres sobre la obra he de decir que tengo amigos lectores que se han enganchado literalmente al personaje de Salander y estoy segura de que no es precisamente por su atractivo físico sino por su caracter rompedor y osado,además de ser una chica tecnológica,lo que seguramente tiene mucho tirón en el entorno masculino.¿Sería un disparate compararla con el personaje de Trinity en en Matrix?

Yo creo que a hombres y mujeres nos ha enganchado el ritmo progresivo que los protagonistas mantienen en la deducción de los puntos oscuros de la trama.
A ti,como a mi y a muchos nos encantan los acertijos, y en esta historia confluyen de un modo magistral el clásico de "la habitación cerrada", en este caso una isla,y los ingredientes más adictivos de las novelas de Aghata Cristie o Conan Doyle.(caso cerrado por reinvestigar)y otros aspectos incluso más atractivos co mo la personalidad de los protagonistas que por si misma es capaz de hacer, de una segunda y tercera parte, una obra deseada.

Con respecto al diseño de la portada,es cierto que en cada país es diferente dependiendo seguramente del gusto del mercado y sobre eso también ha opinado nuestro amigo Logio con el que,en cierto modo, estoy de acuerdo.
Estoy pensando que quizás merezca la pena dedicarle una entrada a ello.
Un abrazo.

Aspective dijo...

Sí. Realmente no sabría decir cual de los tres libros me ha gustado más, pues aunque se trate de una trama más o menos lineal el primero va separado de los otros dos.
La presentación de los personajes es relativamente lenta y hasta que vas descubriendo quién es Salander te despista. Hasta bien avanzado el libro no eres capaz de "hacerle un perfil" medianamente acertado.
Pero realmente hasta el tercero no te acabas de enterar completamente de todo.
Es un personaje intrigante, atrayente, diferente y completamente inesperado.
(y, siento el comentario machista) me fastidia la facilidad del periodista M.B. para cepillarse todo lo que se le pone por delante sin esfuerzo alguno. ¿envidia? Si

Anónimo dijo...

Es un libro con un encanto peculiar que me ha fascinado de principio a fin, tanto por la trama y la intriga que la define como por el personaje principal, Lisbeth, un ejemplo a seguir que siempre se adelanta a los pasos de sus enemigos y que con su actitud tan distinta de la del prototipo de mujer, ha conseguido mi admiración y la de muchos otros lectores. Ahora bien, después de terminar la última entrega no he podido evitar preguntarme por el título de la misma, LA REINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE, cuando lo ví por primera vez, mi imaginagión se ramificó en varias historias posibles y llegué a pensar que tal vez hablara un poco más de la vida anterior de Lisbeth. Ya lo he terminado y tengo una ligera idea de su significado, pero no me ha quedado del todo claro. ¿Vosotros qué pensáis?

Calenda dijo...

Yo también le he dado muchas vueltas al título,porque además,estoy segura de que no ha sido elegido al azar.
Quizás tenga algo que ver con el hecho de que la protagonista,inmersa en una pasividad impuesta por su estado,se encuentra en la torre principal de un palacio en el cual la acción transcurre como una corriente de aire,a su alrededor y generada por aquellos que intentan, bien acabar con ella, bien salvarla y cuyos movimientos se desarrollan en torno a su lecho.
La GRAN CORRIENTE DE AIRE es la que establece, justamente a través del aire acondicionado, la comunicación definitiva entre ella y el hombre que ha tomado la decisión de apostar por su vida.
Gracias por tu comentario,me ha parecido muy interesante.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias Calenda, es una opción muy interesante la de pensar que el autor alude a las repentinas subidas y bajadas de la vida de Lisbeth. Ni se me había ocurrido.
Tengo la impresión de que la historia se quedó inconclusa y de que pensaban hacer una cuarta entrega, porque quedan unas cuantas cosas sin atar. Es una pena que se quede así. En cualquier caso, esta es una de esas historias que nunca se olvida y deja un agradable sabor de boca.
Un saludo.

Calenda dijo...

Las gracias a ti por visitarme y dejarme un comentario, además muy interesante.
Ahora soy yo la que se plantea otro enigma, quizás tan interesante como los tuyos...¿quien eres?

Anónimo dijo...

La verdad es que prefiero mantenerme en el anonimato, no suelo registrarme en una página hasta que descubro que realmente vale la pena hacerlo, espero no haberte desiluionado. Sigue publicando, el blog promete y es agradable compartir los gustos literarios con desconocidos.
Un saludo.