miércoles, 7 de enero de 2009

SOY BLOGUERAAAAAAA Y TEMPLÉ MI CORAZÓN CON PICO Y BARREEEENA


En estos días se comenta mucho por estos entornos sobre los blogs, su incidencia en grandes o pequeños ámbitos, su trascendencia e interacción, la importancia de ser leído o comentado, la cantidad o calidad, la ética del bloguero, las técnicas para generar expectación y respuestas…
El hecho de no tener ni pajolera idea sobre feeds, twitter y otros palabros que de momento me suenan a chino, puede hacer que mi opinión parezca simplista y eso es precisamente lo que pretendo, puesto que quizás con el tiempo me vuelva obsesiva de estos asuntos y ya no pueda emitir mi punto de vista como persona que ve este mundo sin los condicionamientos de un bloguero experimentado y hasta puede que requemado por el paso del tiempo.
Quizás la comparación no sea perfecta pero en mi experiencia como usuaria y ahora dejota de un canal con emisora de radio, he visto las diferentes posiciones de la gente con respecto a las audiencias. He visto la obsesión por el número de usuarios o de oyentes como si fuéramos médicos de esos que cobran por cartilla de la SS.(no se si aún se hace así), y he visto, en cambio, la preocupación por hacer un lugar cómodo y agradable para nosotros mismos, un buen programa de radio, o procurar que la gente que nos visita se sienta a gusto y vuelva. Que duda cabe que nos gusta ver gente en el canal, que nos hable y comparta activamente nuestro trabajo como dejotas, que a veces es el resultado de mucho tiempo de buscar, investigar, aprender, o elegir con mimo y cuidado la música que le gusta a aquellos que conocemos y son visitantes habituales. Los que sois blogueros pensareis, y que coño tiene esto que ver? Pues mucho, por que un visitante de un blog interactúa con él, deja comentario y de ello nos queda constancia, un visitante de un canal, lo hace en vivo y en directo, lo ves ahí, habla contigo, y es una respuesta mucho más inmediata y por tanto mucho más gratificante.
Como componente de un grupo de teatro aficionado he vivido situaciones parecidas. He visto a compañeros asomarse tras el telón para ver si había mucho o poco público y he notado como a veces eso ha condicionado el estado de ánimo antes de salir a escena.(he de de aclarar que no cobramos entrada lo cual descarta los beneficios económicos, lo cual reduce el asunto a una mera cuestión de autoestima), y ha sido en esos momentos cuando un actor vocacional demuestra su talento, actuando magistralmente para dos o tres personas, igual que para trescientas.
No cabe duda de que cuando hacemos un trabajo que, sea mejor o peor, es creativo y en el que ponemos nuestro esfuerzo(doy por hecho de que lo hacemos por que disfrutamos con ello), nos gusta que sea visto, oído, y que nos llegue de vuelta la respuesta de los que lo reciben. Por muy claro que tengamos eso de que hacemos lo que nos da la gana sin importarnos lo que piensen los que nos ven o nos oyen, en el fondo necesitamos confirmar que, haciendo lo que nos gusta, gusta lo que hacemos. Nos sometemos a la crítica dispuestos a aceptarla (aunque joda) y usarla como medio de mejorar, nos autoevaluamos continuamente porque así debe ser y forma parte de el instinto de superación y de aprendizaje.
En resumen y como conclusión, la respuesta de quienes nos leen, nos escuchan, es como el espejo en el que nos miramos y nos aporta el porcentaje adecuado de la visión de nosotros mismos que unido y bien equilibrado con lo que de nosotros mismos pensamos, configura, como una imagen completa, el modo en que nos vemos.
No se cual es el grado de necesidad de cada persona en cuanto a la respuesta de los demás sobre lo que hace, sea del tipo que sea, supongo que todo depende de lo que entendamos por un blog, un canal de chat , una emisora, o un escenario.
No cobramos por ello, o quizás por eso mismo , necesitamos esa compensación , no económica que nos confirme que hacemos algo bien, del mismo modo que nos gusta ganar un certamen de relatos aunque no haya premio, o aplausos y felicitaciones, tras una actuación, o la palabra TEMAZOOOOOOOOO escrita mientras suena nuestra música.
Es la magia de la comunicación, comunicación pura, sin intereses materiales, sin más ni menos valor que el ejercicio de eso que nos diferencia de otras especies. La capacidad de trascender en nuestra naturaleza social, de emitir un mensaje y de recibir la respuesta, de no ser invisibles.
Que sea en grandes grupos o en pequeños grupos, eso también tiene su “aquel”. Uno es alguien en un entorno reducido y un anónimo en un gran grupo, uno es “alguien”en un pueblo pequeño y “nadie” en una gran ciudad. Recuerdo aquel anuncio de colonia que hablaba de “distancias cortas”.
Yo prefiero ser Calenda para mis amigos y no una anónima para las grandes multitudes, sean canales con trescientos usuarios o plataformas blogueras de esas en las que uno nunca llega a saber quien es, como piensa y siente quien le visita… y vosotros?

7 comentarios:

m4n010 dijo...

Amén.
Pues sí hija, estoy totalmente de acuerdo contigo.
Yo necesito motivación y puesto que lo hacemos por amor al arte, que mejor motivación que los comentarios y el número de lectores.

Opaito dijo...

Cuando cree el blog tenia ilusion en que me entraran diez o doce visitas al dia no mas, poco a poco las visitas van aumentando hasta llegar a una media de casi 300 fijas al dia.

Creo que lo importante es que estamos manteniendo un blog con su propio estilo, que esta creciendo gracia a las visitas y comentarios de quienes entran.

Como ya dije en otro lado no quiero ser un blog grande ni importante, quiero que se conozca por lo que es El Rincón de Opatio, un lugar divertido, humilde y variado donde cuando entres te encuentres como en tu propio blog.

Besos y felicidades por la entrada.

Toni1004 dijo...

Lo has bordado Calenda...jejeje Como tú, yo solo pretendo ser Toni para algunos.

Si tu forma de ver los blogs es exactamente esta, cosa que no dudo, eres mil veces más bloguer que muchos que se jactan de ello.

Calenda dijo...

Gracias Manolo, Tony y Opaíto, no se todavía si tengo vocación de bloguera pero lo que si tengo claro es que he nacido a este mundo rodeada de los MEJORES que sois vosotros.

silicongirl dijo...

Hola preciosa,
Te doy toda la razón en lo que has escrito.
A mi me hace muchísima ilusión recibir visitas y cuando dejan un comentario, ya es un regalo del cielo.
Por cierto, te agradezco que hayas visitado mi blog. Desde hoy sigo el tuyo porque me encanta.

Besitos

Aspective dijo...

Hola y feliz 2009.

Supongo que cada uno se plantea esto de una forma.
Para mi es un divertimento, a veces casi una necesidad. Las visitas no eran ni son mi objetivo pero es muy agradable recibir la visita de gente que se transforma en "amigos" de esta manera y te dejan sus comentarios.
Para mi además es muy agradable leer esos blogs que me resultan interesantes, como este, y dejar mi opinión o comentario.
Un abrazo

senovilla dijo...

Lo más importante es que disfrutes con lo que haces, que pongas toda la carne siempre en el asador como si fueras la mejore del mundo (que seguro que lo eres).
Los comentarios, las visitas y la blogosfera entera no valen para nada, te lo digo de verdad, solo valen los LECTORES, esos que te leen por ser como eres, esos que siempre están ahí cuando los necesitas y eso por los que pones aún más pasión en lo que haces.

Saludos Cordiales BLOGUER.